3/01/2013

SALIR DE VIAJE...

Este fin de semana hacemos una escapadita...bueno, sólo vamos un poquito más arriba de Barcelona... a unas dos horas y media de donde vivimos...pero me da pánico subir a Alba en el coche!
La última vez vomitó tres veces!!! Pobrecita! Y como, la verdad, es que no nos lo esperábamos, utilizamos las tres mudas que llevábamos para el finde en el trayecto de ida. 
Cuando era más pequeña no había ningún problema en ese aspecto...es más, en cuanto el coche se ponía en marcha, ella comenzaba a dormir y no se despertaba hasta llegar al destino.
Hará unos 4 meses de la última escapada...y ya os digo que nos quedaron pocas ganas de volver...
Pero bueno, vamos a tener que superarlo...
He leído en www.todopapas.com que los niños de 2 a 12 años se marean "porque los niños pequeños aún no tienen completamente desarrollado el sentido del equilibrio (en concreto, el laberinto, el órgano situado en el oído que regula este sentido), lo que hace que sientan más las continuas aceleraciones y desaceleraciones del vehículo, por lo que reciben señales contradictorias de diferentes centros sensoriales haciendo que se mareen con más facilidad".


Aunque he de confesar que yo todavía me mareo en muchas ocasiones, sobre todo si he de sentarme en el asiento de atrás...y si debo leer ni que sea un mensaje de movil, ya no me quito el mareo en todo el día!!!

Todavía no le quiero dar ningún medicamento antimareos, es muy pequeña...pero sí he recogido varios consejos, los que creo que mejor podrán funcionar.

1- Intentar salir de viaje en el momento que le toque siesta o cuando esté cansada/o, que le apetezca quedarse sentado/a.

2- Siempre que sea posible, sentarle en la parte central del coche (es el lugar que menos se mueve)  

3- Deja una ventanilla ligeramente abierta, así permites que el aire se renueve

4- Parar cada 2 o 3 horas, aparte de ser bueno para que descanse el conductor, permitirá al niño estirar las piernas y airearse. 

5- Procurar que no coma en exceso antes de salir, no es bueno llevar el estómago lleno, aunque tampoco vacío. Si se sale de viaje por la mañana, intentar no desayunar leche o líquidos, mejor algo sólido.

6- Intentar que el niño se fije en las cosas, paisajes, detalles, del camino. Jugar con él al "veo veo", a trabalenguas, adivinanzas,... o a cualquier otra actividad que le haga olvidarse del mareo. 

7- Entretenerle poniendo alguna música infantil y lo anime a que cante y hable. Cuéntale cuentos.

 
Esperemos que nos funcionen!!! Ayyy ya os contaré que tal nos va!