5/13/2013

FUNDA PARA SILLITA DE BICICLETA

Me encanta llevar a Alba en bici. Prácticamente todas las mañanas la llevo en bici a la guardería (a no ser que llueva, haga viento o demasiado frío).
La sillita en la que va sentadita Alba me la prestaron, y la verdad es que está en perfectas condiciones, pero el cojín en donde ella se apoya estaba muy viejito y se arrugaba y deshacía.
Por eso decidí hacerle una fundita nueva.
Porque sí, ya sé que podría ir sin cojín perfectamente...pero las carreteras cada vez tienen más baches...y yo soy de esas que a veces subo a la acera para acortar el camino....así que prefiero que Alba amortigüe en el cojín los golpecitos en el culito, y más ahora que no lleva pañal!



La tela la compré hace años en Ikea, no sé qué quería hacer con ella, pero la cuestión es que la tenía en casa y, como es loneta, me pareció perfecta para la funda de la sillita.
Los otros materiales que he utilizado son: cartón, guata o espuma para rellenar y la máquina de coser.

Primero cortamos el cartón a la medida del cojín de la sillita (con un cuter pero sin llegar a cortar, marcamos el pliegue donde se dobla la silla)



También cortamos la tela, dos partes y encaradas, para hacer la parte de delante y la de atrás, y dejando un par de centímetros en el borde para las costuras.



Por último cortamos la guata a la medida del cartón y la cosemos a una de las partes de tela.



Yo incluso cosí un par de cruces, una en lo que sería el asiento y otra en el respaldo.




Después cosemos las dos partes de tela encaradas, o sea, que el estampado de un lado y del otro se miren. Dejando siempre uno de los lados sin coser, para poder pegarle la vuelta y colocar el carton dentro. Ésto es opcional, pues si la guata o espuma es bastante gruesa, no hace falta cartón. O incluso se me ocurre que se puede dejar el cojín viejo dentro. Como cada uno prefiera... Finalmente se cose el lado abierto. Yo aconsejo que antes de coser se planchen los costuras hacia dentro y así coser resulta muy sencillo...



Y ya está! Facilísima y muy práctica... Si este verano me atrevo, que me apetece mucho, a pintar la bici de colores, renovaremos funda con alguna tela más divertida!