7/01/2013

PASTEL DE CUMPLEAÑOS: POLKA DOT CAKE!!!

Qué ganas de publicar esta entrada! Hacía días que buscaba qué tipo de tarta hacer para el cumpleaños de Alba. Con el impedimento de que a Alba no le gusta mucho el chocolate... y que a mí no me gustan las tartas de fondant...porque casi todo el mundo deja en el plato esa parte externa tan azucarada.

Cuando buscas tartas de cumpleaños en internet ves cosas maravillosas!!!! Pero la mayoría hechas de fondant, y tenía claro que el exterior lo haría como la tarta del año pasado, que para mi gusto quedó genial, la podéis ver en este enlace.
Pero claro, era en el interior donde debía sorprender... y ahí descubrí las Polka Dot Cake: tartas con topos de colores en la parte del bizcocho!!!
Normalmente los topos del interior se suelen cocinar con un electrodoméstico tipo sandwichera, pero con mini bases esféricas. Electrodoméstico que mucha gente utiliza para hacer los Pop Cakes más ligeros... Y ahí se me ocurrió la posibilidad de hacer pop cakes de manera tradicional, como publiqué hace unos días, y meterlos dentro de la masa del pastel... El resultado: espectaculaaaar!!!







 En definitiva, la receta es una mezcla entre la receta de pop cakes y la del pastel del año pasado que, como os dije cogí del genial blog El rincón de Bea, (os recomiendo visitarlo porque explica las recetas de tal manera que se hacen super fáciles de realizar! Realmente un imprescindible!).
Y a parte de lo espectacular que queda a la vista, de sabor queda buenísimo!!!

INGREDIENTES

Para los topos de colores:

  • bizcocho (lo puedes preparar tú misma o comprarlo)
  • un par de cucharadas de queso tipo Philadelphia
  • sirope de fresa
  • colorantes alimentarios


Para el bizcocho de la tarta:
  • 375gr. de harina
  • 1 cucharada de levadura química
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 250 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de azúcar
  • 4 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250ml. de leche
  • 200gr de mermelada de fresa

Para la cobertura:
  • 400gr. de nata para montar (la que encontréis con mayor cantidad de materia grasa)
  • 150gr. de queso tipo Philadelphia (no light)
  • 150gr. de azúcar glass
  • una cucharada de sirope de fresa

RECETA:
Haremos primero las bolitas de colores, igual que si fuéramos a hacer pop cakes. Os enlazo en el post de pop cakes para que veáis este primer paso, aunque aquí sólo haremos los pop cakes de queso y fresa. Aunque en cuanto lleguemos al paso que estemos a punto de moldear las bolitas, separaremos la masa en tres cuencos y a cada una le pondremos un colorante distinto. ( bueno, tres o los colores que queráis poner, claro...)
Una vez coloreada la masa, hacemos las bolitas. Yo hice unas 7 por color de unos 5cm de diámetro. Aunque os aconsejo que hagáis más cantidad de menor tamaño...creo que puede quedar un efecto final más bonito.

Luego ponemos el horno a 175º para que se vaya precalentando.
Tamizamos la harina con la levadura y la sal, y la reservamos (eso significa pasar los tres ingredientes por un colador fino para deshacer grumos).
En una jarrita mezclamos la leche con la vainilla.
Y en un bol grande trabajamos la mantequilla (a temperatura ambiente con el azúcar) hasta que quede una masa blanda y más blanca que antes. comentaros que en la receta original se aconseja 350gr. de azúcar, pero a mí no me suele gustar tan dulce, por eso sólo puse 200gr. y creo que es más que suficiente.

Cuando ya tengamos blandita la mantequilla iremos añadiendo uno a uno los huevos, previamente batidos. En cuanto un huevo se haya mezclado bien, añadimos el otro. Y luego vamos añadiendo poco a poco y alternando un poco de la mezcla de harina y un poco de leche...hasta que los tengamos todos integrados.

En la receta original se divide esta masa en 4 moldes, pero yo lo dejé sólo en 3 porque creo que hice las bolas un poco demasiado grandes, y necesitaba cubrirlas!!
Con el molde previamente engrasado, eché un poco de masa y luego añadí las bolitas
Para luego cubrirlas con el resto de la masa y meterlas en el horno durante unos 25-30 minutos.
Al sacarlas del horno se dejan enfriar, y luego las envolvemos en papel film y las dejamos un día en el frigorífico, para que la miga se asiente.

Al siguiente día sacamos las masas de la nevera y las montamos una encima de la otra, poniendo entre pisos la mermelada de fresa bien repartida.

Para hacer la crema de la cobertura, montamos la nata con el azucar glass (yo lo suelo hacer con azúcar normal puesto en la picadora) y cuando esté bien montada añadiremos el queso y más tarde, el sirope de fresa.
Cuidado al montar la nata, porque si nos pasamos podemos llegar a hacer mantequilla, y no nos interesa para nada!

Repartimos con una espátula la mezcla encima del bizcocho...este proceso siempre me parece taaaan complicado!  Y cuando ya hayamos tapado todo, decoramos a nuestro gusto. Como véis, yo le puse fideos de colores a modo de corona, y luego también añadí corazones de azúcar, que me trajo mi hermana.

La verdad es que al cortar la tarta sorprende un montón, y quería hacer fotos de un corte más bonito... pero repartiendo repartiendo casi me quedo sin tarta para fotografiar!!! Así que cuando me dí cuenta, y antes que se acabara conseguí esta última instantánea para que veáis el efecto final.
Espero que os guste y os animéis, porque el sabor de queso-fresa es buenísimoooo!!!