7/27/2014

PIZZA CASERA FACILÍSIMA!!!

El domingo por la noche toca pizza... nos gusta a todos y es rápida de comer...ideal para el domingo.
La solíamos pedir para llevar a casa pero hace unos días probé esta receta y nos ha gustado tanto que creo que tardaremos a volver a pedir pizza a domicilio.
Creedme que he probado muchísimas recetas de pizza, y que por muy fácil que parece, a mí no me solía quedar bien. Las había probado con todo tipo de levaduras: fresca, seca y en polvo tipo royal. Y no acertaba nunca el punto...siempre se me quedaban secas o sin subir...

La verdad es que la receta que os voy a explicar a continuación es para hacer una masa del tipo americano...ligeramente esponjosa (he comprobado que a Alba le gusta más), aunque si la queremos más fina, solamente deberemos ser más enérgicas/os con el rodillo y aplastarla más.



En esta ocasión he disfrutado de mis dos pinches Alba y Júlia, que, aparte de ayudarme se han preparado sus propias pizzas y se las han comido tan rápido que no me ha dado tiempo a fotografiarlas!!!!

Ingredientes para la masa:
-4,5 tazas de harina
-1/2 cucharada de sal
-1,5 cucharadas de azúcar
-1 + 3/4 tazas de agua
-1 cucharada de levadura seca de panadería (de la marroncita, no en polvo tipo royal)
-1 + 1/2 cucharada de aceite

Preparación:
Calentamos el agua a temperatura tibia (más o menos a la temperatura que te beberías la leche) y la mezclamos en un cuenco con la levadura y una cucharada de azúcar. Se tapa con un trapo o con film y se deja reposar unos 7 minutos, hasta que haya espumado.
Recordad que el azúcar ayuda a levar la levadura y la sal hace lo contrario. Por eso, con la mezcla ayudamos a agilizar el proceso.

En otro cuenco más grande añadimos la harina, con la sal y el resto del azúcar, y formamos un volcán. Cuando tengamos lista la levadura, añadimos el agua con la levadura en el centro del volcán y el aceite, no nos olvidemos del aceite!


Comenzamos a amasar. Si tenéis amasadora podéis comenzar así o incluso con una cuchara. Cuando la mezcla sea muy espesa la cogeremos con las manos y amasaremos.


Este proceso debe durar unos 10 minutos, aunque si te ayudan los niños es posible que dure más ;P


Después se deja en el mismo cuenco enharinado que hemos utilizado antes y se tapa con un trapo para que acabe de levar. Si no tenéis mucha prisa, se deja reposar más o menos 1,30h. Si queréis comerosla rápidamente podéis meter el cuenco en el horno y encenderlo para que vaya cogiendo temperatura con la masa dentro unos 3-4 minutos. Controlar que no se caliente muy rápido que no queremos cocer la masa, sólo que aumente su tamaño.

Con las proporciones indicadas a mi me da para hacer un par de pizzas pequeñas y un par de grandes. Si sólo queréis una, la masa se puede congelar bien envuelta en papel film y al descongelarla estará perfecta.

Ahora sólo queda hacerle la forma redonda y añadirle los ingredientes que deseemos. La hormeamos sobre unos 10 minutos a 200ºC (depende del horno...deberéis estar atentos)

Y a comer!!!!
Veréis lo divertido que es prepararlas con niños y lo  rápido que se las comen al haberlas preparado ellos mismos! (estas son los restos que he podido fotografiar de una de las pequeñas... si es que no me ha dado tiempo!!!!)