12/15/2012

EL MAL DE MUCHOS...NOCHES A INTERVALOS

Siempre me abstengo de hablar cuando en un grupo de madres se habla de cómo duermen sus bebés o niños.
Siempre me abstengo, o incluso he llegado a mentir a veces con un: -alguna noche se despierta...pero nada, muy bien!
La razón por la que miento es porque no quiero sentirme tonta o peor aún, que no he hecho bien las cosas y por eso mi hija no duerme del tirón. Y es que a veces te sientes así cuando te comentan que todos los otros niños son tan ideales en las horas nocturnas.
Pero he de deciros que cada vez estoy más convencida que somos muchos padres los que sufrimos en silencio... y que cada niño tiene unas características y necesidades distintas.
Hace unos días me encontré a una compañera del taller de lactancia y casi sin saludar me preguntó desesperada por cómo dormía Alba porque ella no sabía cómo hacer que su hija durmiese un poco más. Y el viernes, a la salida de la guardería constaté que había más madres y padres que, como nosotros, dormian a intervalos.
Nuestra rutina desde hace ya, diría yo, que casi 10 o 12 meses es: acostamos a Alba a las 9 en punto, a las 12 o 1 de la madrugada se despierta, le doy pecho y duerme hasta las 5 o 6 que vuelve a despertarse, le doy pecho de nuevo... y ya hasta que nos despertamos a las 8.
He de reconocer que en verano yo me levantaba y le daba pecho en su habitación y luego la volvía a dejar en la cuna... pero ahora en invierno me la llevo a la cama, para no pasar frio... y allí me quedo dormidísima y ya no vuelve a la cuna, o sea que prácticamente dormimos con ella. Para colmo, alguna noche cuando se despierta entre los dos, se dedica a llamarnos y darnos besos...especialmente adora besar la calva de su padre mientras que con voz suave le va llamando -papaaaa... papaaa.... te la comerías a besos y la matarías al mismo tiempo!!!!
Nunca he sido seguidora  del método Estivill, pero lo que sí recomiendo es llevarlos a dormir pronto, dejarlos en su cuna, en su habitación y poder disfrutar de ese ratito con la pareja o solo.
De cara al buen tiempo nos hemos propuesto el volverla a dejar en su cuna al darle el pecho. Además desde hace tiempo estamos practicando a dormirla sin brazos ni pecho. La acostamos y esperamos a que se duerma solita, porque he leído que así aprenden a dormirse solitos y cuando luego se despiertan a media noche, no les hace tanta falta el pecho o el biberón, por lo que es más probable que no se despierten...
(Las dos primeras noches lloró un poco pero a la tercera una lamparita de estrellitas la entretuvo hasta caer rendida y así se acostumbró poco a poco...)
Espero poder escribir pronto en este blog que nuestra pequeña tirana duerme del tirón, pero mientras tanto espero consolar a muchos padres que creen que su pequeño/a es el único del mundo que no duerme toda la noche del tirón.